miércoles, 23 de diciembre de 2009

La Biblia, un libro sin igual 2

Su valor arqueológico Parte 3

Siguiendo con el valor arqueológico de las Escrituras, las siguientes fotos nos muestran la evidencia de la proliferación  de la fe  en el Dios revelado en las Escrituras, hecho que es evidenciado por las multiformes formas de inscripción.





Placa de esfinge
Samaria
Período israelita 8-9 a.C
Marfil










La placa fue descubierta junto con un grupo grande de objetos de marfil. Representa una esfinge alada caminando por un bosque de flores de loto. La mayor parte de los marfiles de Samaria están tallados en el llamado estilo fenicio que se caracteriza por una preferencia por motivos egipcios

El arte de la talla del marfil fue una larga tradición en el antiguo Cercano Oriente y fue una especialidad de
los artistas fenicios. El Marfil fue muy valorado tanto como el oro o la plata, de hecho  los reyes de Israel en el norte de Samaria estaban familiarizados con ellas. El "palacio de marfil" que el rey Acab construyó en Samaria se menciona en la Biblia.
1Re 22:39  El resto de los hechos de Acab,  y todo lo que hizo,  y la casa de marfil que construyó,  y todas las ciudades que edificó,  ¿no está escrito en el libro de las crónicas de los reyes de Israel?
El profeta Amós complementa la información:
Amo 6:4  Duermen en camas de marfil,  y reposan sobre sus lechos;  y comen los corderos del rebaño,  y los novillos de en medio del engordadero…
 Las “camas de marfil" símbolo de la sociedad corrupta de la aristocracia de Samaria . Este nuevo estilo de vida puede muy bien haber sido introducido por la reina Jezabel, la esposa de Acab y de la hija del rey de
Tiro.



La "casa de David"
inscrito en una estela de la
victoria

Tel Dan
Período israelita
9  a.C.
Basalto
32x22 cm






Este fragmento de una inscripción monumental del período del Primer Templo, descubierto en las excavaciones de la antigua ciudad de Dan, es el primero en este país para hablar de la "Casa de David."  La estela se estrelló en la antigüedad, y este fragmento se encontró incrustado en el pavimento en la entrada de la puerta exterior de la ciudad.

Escrito en arameo, la inscripción es parte de una estela de la victoria, aparentemente construido durante el gobierno de un rey de Siria, y se refiere a sus triunfos sobre sus enemigos. La referencia a la dinastía de David sugiere que un rey de Judea estuvo involucrado en los hechos descritos. Fue grabado en escritura alfabética sobre una gran piedra que había sido suavizado para la escritura. Las palabras están separadas por puntos. Recientemente, dos fragmentos más de esta inscripción se descubrieron que proporcionará información adicional sobre los hechos descritos.





















La bendición sacerdotal en un amuleto de plata Jerusalén, Ketef Hinnom período israelita finales del siglo I a.C. 7x3,9x1,1 cm. Esta placa de plata y otra de plata de desplazamiento encuentra junto a él están los
fragmentos más antiguos conocidos de un texto bíblico, anterior a los rollos de la Biblia más antigua de Qumrán por más de 300 años.

Inscrita en escritura hebrea antigua y enrollado en un pequeño desplazamiento, tanto el desplazamiento y su compañera fueron descubiertos en una cueva de enterramiento en Ketef Hinnom. La inscripción fue escrita en el estilo de letra cursiva por un  escriba profesional. La inscripción era muy difícil de descifrar, ya que era muy superficial inciso por un instrumento cortante, y también hay muchas grietas y roturas en la placa. Su parte inferiores más sorprendente, siendo una versión abreviada de los versículos bíblicos de Números 6:24-26:

 Jehová te bendiga,  y te guarde; Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti,  y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro,  y ponga en ti paz.”

Este texto, que forma parte del libro de oraciones de este día, es conocido como la bendición sacerdotal.






Sellos hebreos
Varios sitios de procedencia desconocida
Período israelita
8-6  a.C.
Regalos de Norman P. Schenker colección de sellos hebreos


En la antigüedad, cuando sólo una pequeña minoría de personas que sabían leer y escribir, la impresión del sello fue utilizado como una marca de propiedad, y como medio de autenticación de los documentos, al igual que la firma se utiliza hoy en día. Los sellos son generalmente hechos de piedras preciosas o semi dura piedra caliza, y algunos están tallados en hueso, vidrio, bronce o de plata.

Las evidencias arqueológicas muestran que las vasijas de cerámica que contienen vino, aceite, u objetos de valor estaban cerradas con tapones de arcilla que fueron marcados con un sello. Documentos de papiro fueron enrollados, atados con una cuerda, y asegurado con un trozo de arcilla húmeda en la que un sello quedó impresionado (bula). Gran importancia se atribuye a los anillos en la Biblia, fueron un símbolo de la autoridad del rey, que aparece en  todos los edictos reales.

1Re 21:8
Entonces ella escribió cartas en nombre de Acab,  y las selló con su anillo,  y las envió a los ancianos y a los
principales que moraban en la ciudad con Nabot.


 Los sellos llevan el nombre del propietario, generalmente con el nombre del padre adjuntos, que utiliza como una especie de "nombre de la familia". Algunos sellos también tienen un diseño ornamental. Un grupo especialmente importante de los sellos está inscrito con los nombres de los ministros u otros funcionarios reales, títulos o nombres que se mencionan en la Biblia.







"Casa de Dios" ostracon
Período israelita
Principios de siglo 6 a.C.
Cerámica
6,2x4,3 cm











Este ostracon (tiesto inscrito en tinta) fue escrito por un escriba profesional en la escritura hebrea antigua. Se encontró en Arad, una fortaleza de frontera de la monarquía de Judea, que también sirvió como el centro administrativo de la región durante el noveno siglo VI antes de Cristo. Escrito en el siglo VI a.C., esta carta es una de las primeras referencias epigráficas al Templo en Jerusalén.

La carta está dirigida a Elyashib, probablemente, el comandante de la fortaleza de Arad. Fue enviado, presumiblemente de Jerusalén, por uno de sus subordinados, cuyo nombre se desconoce, que se encontraba en Jerusalén en una misión de investigación sobre una persona determinada. Elyashib es informado de que todo está bien con el hombre sobre quien se había preguntado: el individuo está en la "Casa de Dios", donde probablemente se refugiaron.

Lectura:

"A mi Elyashib Señor, el Señor buscan su bienestar ...y en cuanto a la cuestión que usted me ordena - que está bien, está en la Casa de Dios. " 

Elyashib Asimismo, se solicita a la oferta de algunos bienes a alguien llamado Shemaryahu y de a una persona desconocida conocida como la Kerosite.
_____________________________________


En una de las conversaciones del Señor Jesús con los fariseos, estos le pidieron que hiciera callar a sus discípulos, los cuales clamaban a voz en cuello: ¡Bendito el rey que viene en el nombre del Señor;  paz en el cielo,  y gloria en las alturas! Jesús no negó la alusión directa a su persona, en respuesta a la petición de los fariseos, respondió: "Os digo que si éstos callaran, las piedras clamarían". Ahora bien, ¿las piedras hablan?, ¿pueden clamar?, por cierto, esto no es lo que enseña la Biblia. Concretamente es una hipérbole, la cual tiene un sentido figurado, sin embargo, sabemos que el Señor quiso  entregar palabras figurativas, las cuales transportan una idea o una imagen difícil de olvidar. ¿Que quiso decir el Señor?

No podemos decir que el Señor se refería a las  fotos expuestas en esta reflexión, esto seria una interpretación totalmente fuera de todos los principios de interpretación de la hermenéutica, pero si podemos esgrimir que si bien es cierto son piedras, no son cualquier tipo de piedras, ya que éstas evidencian magistralmente la fe de los hombres del Antiguo Testamento, no como una ficción, sino como un hecho histórico.


Por JTQ2009
masterbass96@hotmail.com

1 comentario:

  1. Hola, muy buen artículo... aunque tengo una teoría sobre las piedras que me gustaría contarte, y es que para mi no se trata de un sentido figurado, de hecho salta a la vista que las piedras ya nos están hablando y contándo lo que pasó durante toda la historia del planeta. Basta con fijarse en estudios de piedras y fósiles para darse cuenta de todo lo que nos cuentan, desde los cambios climáticos anotados en un "libro natural" que son las piedras de millones de años y que registra todo desde el principio mismo de la Creación, hasta todo tipo de información sobre los habitantes de la Tierra en todas las épocas. Creo que Dios nos dejó algo mucho más real, profundo y accesible para analizar, descubrir y maravillarnos con la verdad de su palabra y creer al fin en su amor y misericordia para con nosotros. Bendiciones!

    ResponderEliminar